La flota de la Route du Rhum 2018 afrontará duras condiciones en el golfo de Vizcaya

Todo preparado en el puerto bretón de Saint Malo para la salida este domingo de la 11ª edición de la regata transatlántica en solitario Route du Rhum-Destination Guadeloupe, en la que tomarán parte una cantidad récord de 123 patrones, quienes se enfrentan a condiciones duras en las primeras etapas.

La travesía de 3.542 millas náuticas que separa la salida en Francia de Pointe-à-Pitre, en la isla de Guadalupe, y que tiene lugar cada cuatro años es una de las principales competiciones en el calendario de las regatas oceánicas en solitario y en esta edición del 40 aniversario participan patrones de 11 países repartidos en seis clases de los cuales 23 no son franceses.

La flota la lideran los seis trimaranes gigantes con foils que forman la clase ULTIME y que aspiran a romper el récord de siete días. Los monocascos de la clase IMOCA suman 20 y en la Class40, también de monocascos, compiten 53 barcos, una cantidad sin precedentes.

Los patrones se enfrentan casi siempre a duras condiciones en las primeras etapas de la Route du Rhum-Destination Guadeloupe, al atravesar el canal de la Mancha y después el golfo de Vizcaya, antes de aprovechar los vientos alisios en su descenso al sur hacia el Caribe.

La edición de 2018 no parece la excepción y las predicciones apuntan a condiciones excelentes en la salida de este domingo, con vientos de 15-20 nudos, antes de que la flota tenga que lidiar con las bajas presiones que bloquearán su camino hacia el oeste el martes. En este punto los regatistas se enfrentarán a vientos de 35-40 nudos con rachas de hasta 55 nudos.

Se prevé que algunos patrones tomen refugio en otros puertos franceses como La Rochelle o Roscoff (las reglas lo permiten sin ser penalizados) y regresen al agua una vez haya amainado lo peor del frente.

“Esperamos buenas condiciones en la salida, con vientos del sur/sureste de 15-20 nudos. La dificultad llegará a partir del martes, con un sistema de bajas presiones enorme. Daremos la salida, tal y como está previsto el domingo, pero los barcos lo tendrán complicado a partir del martes a mediodía. Esto es habitual en noviembre, ya que frecuentemente vemos frentes como éste. Los barcos más grandes pueden intentar evitarlo, pero los pequeños quizás cuenten con una estrategia diferente. No es mala idea buscar refugio en otro puerto si fuera necesario y les ayudaremos en la tarea”, detalló el director de la regata, Jacques Caraës.

El patrón francés Jérémie Beyou es uno de los favoritos en la flota IMOCA con su nuevo 60 pies Charal. Después de tan solo dos meses de pruebas en el agua, ésta será la primera vez que este monocasco con foils (hidro-alas) se encare a fuertes vientos y fuerte oleaje.

“No hemos tenido grandes problemas desde que botamos el barco así no que tengo miedo, pero sí sé que cuando navegas en solitario con 40 nudos de viento vas a tener problemas en cualquier IMOCA, viejo o nuevo, así que estoy centrado en no cometer errores”, afirmó Beyou.

El británico Sam Goodchild, a bordo del barco patrocinado por Netflix, Narcos México, está deseando que llegue el momento de la salida tras un periodo ajetreado en Saint Malo en los días previos a la salida. El puerto bretón ha recibido a más de un millón de personas en los pantalanes en los últimos 10 días.

“Los últimos días han sido una locura. Ha venido tanta gente a ver el barco y saludar… pero ahora ya pienso en la regata. Va a ser violento durante los primeros días por las condiciones meteorológicas, pero si quieres participar en la Route du Rhum, ya sabes a lo que te enfrentas”, explicó Goodchild.

François Gabart, competirá a bordo del trimarán gigante MACIF, equipado con foils por primera vez, en la clase ULTIM. El ganador de la edición 2012-13 de la Vendée Globe está preparado para cruzar el Atlántico a toda velocidad en seis días hasta llegar al Caribe: “Físicamente, has de estar preparado para llegar al límite, no hay alternativa. No va a ser placentero, sufriremos y será brutalmente duro, pero lo pasaré. Esto es lo que tenemos todos en común: la intensidad con que viviremos durante seis o siete días, porque será una regata muy rápida y yo quiero meterme en la competición desde la salida”.

La salida tendrá lugar a las 1400 hora local, momento en el que los 123 participantes cruzarán una de las líneas de salida segmentadas más largas en la historia de la vela, de 3 millas náuticas. Se prevé que una flota enorme de barcos de espectadores despida a los patrones desde el agua.

La previsión es que se batan récords en casi todas las clases participantes y Caraës además anticipa que haya una gran cantidad de abandonos por roturas o daños en el barco. En las últimas ediciones hasta el 30% de los que tomaron la salida no llegaron al destino. “Mi principal esperanza y lo más importante es que todo el mundo esté a salvo. Para la dirección de regata es esencial mantener el contacto con todos los barcos y los monitorizaremos durante 24 horas; además los barcos pueden contactarnos todo el tiempo”.

Caraës añadió que está encantado con el apoyo que la regata ha recibido del público en Francia y en todo el mundo. “Para nosotros es importante ver el entusiasmo que genera la regata y las grandes cantidades de público por todas partes. Es increíble ver a tantos miles de personas; un espectáculo muy hermoso. Estamos además encantados de contar con una alta participación de patrones provenientes de fuera de Francia. Es importante internacionalizar la competición”.