«PRB» el más veloz y «Charal» el más rápido en el Desafío Azimut

220918_ARRIVEE DEFI AZIMUT

Riou llevó su OPEN 60 hasta los 30 nudos en solitario en la prueba de altura de 24 horas, y Beyou puso su IMOCA a la misma velocidad con tripulación en el recorrido de 1,5 millas.

Aunar rendimiento, innovación y estrategia; es la filosofía de esta regata creada hace siete años por la empresa de soluciones digitales Azimut y la Clase IMOCA 60. La cual se ha disputado del 21 al 23 de septiembre en dos pruebas muy definidas: un recorrido de altura de unas 250 millas en solitario (acompañados por un periodista audiovisual), una prueba de máxima velocidad sobre una distancia de 1,5 millas con tripulación, máximo ocho. Competición que es una antesala de otras regatas oceánicos como la Route du Rhum, la Transat Jacques Vabre o la Vendée Globe; y que les sirve a los patrones para evaluar sus capacidades y rendimiento de sus veleros monocasco.

Lorient la base, vendredi 21 septembre 2018, départ des 24h AZIMUT.

El puerto de Lorient ha sido el punto neurálgico del Desafío Azimut, al que acudieron 15 IMOCA 60 para estar en la línea de salida de las 24 horas el pasado viernes 21 de septiembre. Vincent Riou ha podido exprimir su «PRB» con los nuevos foils, ganando la prueba de 24 horas con inicio y final en Lorient; tras virar dos puntos en mar abierto, y dejar a babor la isla de Croix y el archipiélago de Glénans. A las 19:00 horas del pasado viernes, 21 de septiembre, en el paso por la primera boya Azimut 1 (tramo de unas 30 millas), Riou viraba en primera posición seguido por Yann Eliès con «Ucar – St.Michel» y Jérémie Beyou con el «Charal»; los tres llegaron volando a unos 14 nudos de velocidad.

Lorient la base, vendredi 21 septembre 2018, départ des 24h AZIMUT.

La flota encaró el segundo tramo hacia la boya Azimut 2, distante unas 110 millas y con viento de proa, la cual se dividió en dos grupos. Por problemas eléctricos a bordo «Charal» (se quedó sin piloto automático) fue el primer retirado antes de iniciarlo, y a las 22:00 horas también abandonó el «Vers un monde sans SIDA» de Erik Nigon por ruidos extraños en los timones. Mientras, por el bordo de mar Vincent Riou lideraba un grupo, llevando a cinco millas por popa a Boris Hermann con el «Malizia 2 – Yacht Club de Monacoy» a Isabelle Joschke a bordo «Monin» a 9 millas. Y en el eje comandaba Samantha Davies con el «Initiatives Coeur», a la que le seguía Paul Meilhat con «SMA» (sin foils) y Yann Eliès con «Ucar – St.Michel». A media ceñida los números fueron favorables a Davies para liderar la flota, siempre muy presionada por Paul Meilhat que lo tenía a la vista; mientras que Riou se le fue aproximando en la convergencia hacia la boya, donde viró en tercera posición a 1,7 millas de la británico.

Las últimas cien millas fueron a toda velocidad, las velocidades medias de los IMOCA 60 se situaron por encima de los veinte nudos. La corredera del «Initiatives Coeur», en primera posición, mostró puntas de 26,75 nudos; y Riou llegó a los 29,5 nudos con el «PRB», logrando una velocidad media sobre la ortodrómica de 13,25 nudos durante toda la prueba. A 60 millas de la llegada Paul Meilhat, en segunda posición, a las 08:52 horas del sábado, fue rebasado por Riou, y media hora más tarde lo alcanzó Eliès con el «Ucar – St.Michel». Y a las 11:57 horas la línea de llegada fue rebasada por el «PRB», con registro de 18 horas, 39 minutos y 25 segundos; siete minutos más tarde lo haría Samantha Davies con el «Initiatives Coeur» en segunda posición, y Yann Eliès logró el tercer puesto con el «Ucar – St.Michel» a 11 minutos del primero; un trío de patrones que subieron al podio a tres OPEN 60 con “foils”.

«Estoy muy contento por la victoria, sobre todo por el trabajo y la investigación que han realizado los arquitectos navales y los que han construido los “foils”. El barco es extremadamente rápido, nunca había sido tan cómodo llevarlo a toda velocidad»; manifestó el patrón del «PRB» Vincent Riou. Para San Davies: «Este segundo puesto en el Desafío Azimut es un gran resultado, estoy muy orgullosa porque el nivel fue realmente alto… ahora estoy muy cansada porque tan solo he podido dormir 15 minutos». Y Yann Eliès: «… muy satisfecho con mi regata, encontré un buen compromiso entre el desafío físico y las opciones estratégicas. El tramo final realmente fue salvaje, muy húmedo. PRB fue un nudo más rápido que yo, sus foils son grandes y potentes…»

Lorient la base, vendredi 21 septembre 2018, départ des 24h AZIMUT.

Lograr el cetro de ser el más rápido en una distancia de 1,5 millas, esa fue la segunda sesión del Desafío Azimut disputada entre diez OPEN 60. En la que el viento cumplió, del oeste de 20-25 nudos de intensidad, otorgando la tan deseada espectacularidad de ver a estos monocascos volando sobre sus foils (su desplazamiento es de unas ocho toneladas). Cada OPEN 60 podría llevar a bordo un máximo de 8 tripulantes, y disponían de un máximo de tres intentos. Todas las miradas apuntaban al nuevo «Charal», sí realmente sería el “volador” (los invitados a bordo de este velero tenían prohibido realizar fotos de su interior); y no defraudo cuando afrontó un segundo intento después de un primero fallido, marcando un registro de 4 minutos y 52 segundos a 18,49 nudos de velocidad media, con puntas de 28 nudos y a dos metros sobre el agua (a una embarcación semirrígida, con 175 CV de potencia, le costaba seguirlo cuando aceleraba a 25 nudos). Samantha Davies con el «Initiatives Coeur» fue la segunda más rápido con un tiempo de 5 minutos y 31 segundos, su corredera registró 16,31 nudos. Y Paul Meilhat se desquitó del cuarto puesto en la prueba de 24 horas, siendo el tercero más rápido en 5 minutos y 37 segundos, a tan solo “6 segundos” de Davies, y una media de 16,02 nudos a bordo del «SMA» (no tiene foils).

En conclusión, la octava edición del Desafío Azimut superó las previsiones. Tanto para Antoine Mermod, presidente de la clase IMOCA, como para Jacques Caraës, director de la regata, el balance es positivo: «… han coincidido todos los elementos para un éxito de evento teniendo una regata de nivel deportivo elevado, un magnifico enfrentamiento tecnológico, condiciones meteorológicas favorables, suspense, espectáculo, convivencia y compartir».

c) Dury Alonso