Joseph Harvey gana en El Balís el Circuito Europeo AquaX

Joseph Harley en acción en aguas de El Balís. Foto: Simone Smith

Port Balís ha acogido durante dos días la prueba final de P1 AquaX de motos de agua. Joan Sevil primero en Sprint Junior y Jordi Tomàs acaba subcampeón en Spark.

El británico Joseph Harvey se ha proclamado en El Balís vencedor del circuito europeo P1 AquaX Pro, que se ha celebrado en aguas de Sant Andreu de Llavaneres los días 14 y 15 de octubre. Harvey llegaba como principal favorito a la última prueba después de las celebradas en Gales y Francia, y en la tercera y última el inglés se coronó como gran vencedor en la categoría reina Enduro.

Joan Sevil ha sido el campeón entre los más jóvenes. Foto: Simon Smith

Otro de los triunfadores del Aqua X Pro de El Balís ha sido el barcelonés Joan Sevil (Yamaha), de tan solo 14 años, que se impuso en Sprint Junior. El catalán triunfó en casa superando en ocho puntos al francés Baptiste Camels (Yamaha) y en nueve a Esteban Díaz (Kawasaki).

Quién se quedó a las puertas de la victoria fue el tarraconense Jordi Tomàs (Sea-Doo) en la categoría Spark. Tomàs se lo jugó todo en la última manga con el francés Philip Salobier (Kawasaki), quién acabaría llevándose la victoria superando en cuatro puntos al piloto catalán.

En Sprint Kawasaki 1500 triunfo para el francés Simon Raoulx, ganador de tres de las cuatro mangas, seguido de Philip Salobir y Jeremy Wohlgemuth.

En la primera jornada de competición en Enduro, el gran dominador fue el francés Thomas Favolini (Yamaha), que ganó las dos mangas, el también galo Jordan Lambert (Yamaha) fue segundo y el gran favorito, el británico Joseph Harvey (Kawasaki), tercero. Esto le permitía ser ya campeón del circuito europeo de AquaX a falta de celebrarse la segunda y última jornada. En Enduro AquaX 300 dominaba el belga Claude Vangansbeck y en AquaX 200 el francés Tom Iluciano.

Tras dos días de competición se completaron las cuatro pruebas previstas en cada una de las clases, con unas condiciones meteorológicas inmejorables con sol y mar llana, que pudieron disfrutar los numerosos aficionados que se acercaron a ver la competición tanto desde el Port Balís como desde la playa del Club.