Los Malingri, en Dakar listos para batir el récord del Atlántico

Vittorio y su hijo Nico preparan el catamarán de 20 pies “Feel Good” para rebajar los 11 días, 11 horas y 25 minutos entre Dakar y Guadalupe, 2.545 millas de ruta transatlántica.

Vittorio vuelve a Dakar con su catamarán de 20 pies para un nuevo desafío transatlántico -en 2008 estableció en solitario un récord en 13 días y 17 horas-, pero en esta ocasión lo hará con su hijo Nico para intentar mejorar el actual récord en A Dos de 11 días, 11 horas y 25 minutos hasta la isla caribeña de Guadalupe.

Ambos marinos tienen una larga preparación a bordo del “Feel Good”, con el que han batido el récord del Mediterráneo entre Marsella y Cartago (452 millas) el pasado mes de agosto de 2016, invirtiendo 43 horas y 29 minutos.

Peculiar ha sido el desplazamiento de todo el equipo Malingri desde Italia hasta la capital de Senegal, Dakar. Por tierra, desde Milan hasta Barbate, ha viajado Vittorio con el remolque que transportaba el catamarán desmontado; y por mar su hijo Nico y otros compañeros con velero de 50 pies hasta ese mismo puerto gaditano. Lugar donde embarcaron todo el equipo para ir navegando hasta el puerto de Dakar, con una parada previa en las islas de Cabo Verde.

En los próximos días tienen intención de salir de Dakar, todo en función de las condiciones meteorológicas. Todo el equipo vive en el velero que tienen de apoyo, y desde donde ultiman detalles para que el pequeño catamarán esté listo para una partida inminente.

Vittorio Malingri es un curtido marino, y tiene claro que uno no debe precipitarse: “Por desgracia Dakar no es un buen para esperar, hay una sola zona de fondeo frente a una hermosa playa, pero es intransitable por las alcantarillas que vierten toneladas de residuos en la arena. Es una gran ciudad en esta parte de África, la gran mayoría de la gente es muy pobre. La mayor parte del tiempo lo pasamos estudiando la meteorología, la búsqueda de las mejores predicciones, haciendo simulaciones con el programa informático de navegación. Parece que el 5 de abril empezará a mejorar las condiciones meteorológicas; se necesita paciencia para tener el mejor viento que permita rebajar el récord, mientras tanto toca esperar”.

Mientras esperan, han estado entrenando con el “Fell Good”, necesitan volver a sentir el feeling del catamarán. Probando que todo funciona bien a bordo, sistema de carga de los paneles solares, boya de flotación en el tope del mástil, pequeña tienda de campaña en las terrazas laterales para descansar y protegerse de los rociones, y una larga lista de cosas. Todo para llegar de Dakar a Guadalupe en once días.

c) Dury Alonso