Apretado final para Jean-Pierre Dick, Yann Eliès y Jean Le Cam

Apuran la navegación cuando les restan 250, 320 y 360 millas respectivamente para el cuarto, quinto y sexto clasificado. Dídac Costa recorta millas al americano Rich Wilson.

El trio de mosqueteros Jean-Pierre Dick, Yann Eliès y Jean Le Cam están a una jornada de finalizar la Vendée Globe. Navegan en el golfo de Vizcaya, prácticamente sobre a latitud de Le Sables d´Olonne y la longitud de Galicia. Con una distancia a la línea de llegada de 250, 320 y 360 millas respectivamente.

Será difícil que Yann Eliès y Jean Le Cam den caza a Jean-Pierre Dick por la diferencia que hay entre sus veleros. El IMOCA 60 “ST. Michel – Virbac” de Dick es de última generación, con foils (a pesar de que no está siendo tan rápido como debiera), mientras que los OPEN 60 “Quéguiner – Leucémie Espoir” de Eliès y el “Finistère Mer Vent” de Le Cam son del año 2007. Aunque la tenacidad de Yann Eliès y Jean Le Cam es un hueso duro de roer para Jean-Pierre Dick, como ha podido comprobar durante casi toda la vuelta al mundo.

Los tres IMOCA 60 están recorriendo más de cuatrocientas millas diarias, así que el asalto a Le Sables d´Olonne se producirá en cuestión de horas; ya que sus velocidades medias superan los 17 nudos. Veremos lo que acontece en las próximas 24 / 28 horas.

Sobre la ruta ortodrómica, a unas 620 millas al sureste de Buenos Aires, navega el español Dídac Costa. Mantiene su ritmo constante con el “One Planet One Ocean”, y ha podido recortarle unas cien millas al estadounidense “Great American IV” de Rich Wilson, que es el décimo cuarto clasificado de la general. Por el contrario, a Dídac Costa se le ha aproximado unas veinte millas su directo rival Romain Attanasio con el “Famille Mary – Étamine du Lys”

El holandés Pieter Heerema está a 150 millas de virar cabo Hornos con su OPEN 60 “No Way Back”. Un momento crítico para Heerema porque los vientos de poniente soplan duro, sobre los 30 nudos, y su navegación conservadora no supera los 12 nudos de velocidad. Claramente prefiere no pisar el acelerador al “No Way Back”, así que le esperan unas diez horas de incertidumbre hasta que deje por popa las aguas del océano Pacífico y entre en el Atlántico.

Y a Sébastien Destremau, en la última posición con el “TechnoFirst – faceOcean”, a 1.300 millas de Hornos, sin ningún competidor cerca, le espera una buena sacudida para las próximas horas, con vientos que alcanzaran los 45 nudos de intensidad. Y en el vídeo Destremau no oculta su preocupación sobre lo que se le viene encima.

c) Dury Alonso