Recuperar la autoestima a través de la vela después del tratamiento de cáncer

Presentación de la Round Britain 2017 en el Salón Náutico de Londres

La navegante oceánica británica Ellen MacArthur, considera que los deportes náuticos son una gran ayuda para todos aquellos jóvenes que han sufrido el cáncer vuelvan a creer en sí mismos. ¿Se podría plantear en España, con 7.905 kilómetros de costa?

Este año 2017 la Fundación Ellen MacArthur Cancer volverá a celebrar la Round Britain (La vuelta a Vela de Gran Bretaña) para jóvenes entre ocho y 24 años alrededor de las costas británicas, con paradas en 21 puertos desde el mes de mayo hasta septiembre a bordo de un velero de 44 pies de eslora. Estimándose que más de cien jóvenes disfrutarán de esta aventura, que recorrerá más de 2.000 millas.

Ellen MacArthur

La figura de Ellen MacArthur (8 de julio de 1976) pesa mucho en la sociedad británica, es la gran dama de la vela oceánica después de lograr el segundo puesto en la regata vuelta al mundo a vela en solitario Vendée Globe en 2000-2001 (en 94 días, 4 horas y 25 minutos con el IMOCA 60 “Kingfisher”), o establecer un nuevo récord vuelta al mundo en solitario en 2005 a bordo del trimarán B& /Castorama en 71 días, 14 horas, 18 minutos y 33 segundos. Se retiró de la vela profesional en 2009, y en septiembre de 2010 puso en marcha la Fundación Ellen MacArthur.

Ellen MacArthur a la caña del IMOCA 60 “Kingfisher”

Según los datos que maneja la Fundación Ellen MacArthur Cancer, la recuperación del paciente después de un largo tratamiento de contra el cáncer va mucho más allá que en los aspectos físicos. El 90% de los jóvenes se sienten aislados, y más del 60% están preocupados por el impacto en su educación y en su futuro profesional.

Para Ellen MacArthur la vuelta a vela a Gran Bretaña es mucho más que navegar a vela:  “Round Britain es mucho más que navegar, se trata de reconstruir la confianza, la creencia en sí mismo y la independencia de los involucrados; volviendo a centrarse en opciones positivas que han sido inimaginables durante el tratamiento del cáncer”.

Ellen MacArthur está muy implicada en este proyecto, en los últimos 14 años dicha fundación ha realizado infinidad de actividades en todo el Reino Unido, dando apoyo a 1.559 jóvenes a través de un fideicomiso, que les ha permitido que se recuperasen mejor y más rápido ante los efectos del cáncer. También, en 2008 convenció a otras celebridades deportistas que le ayudasen a recaudar 4 millones de libras esterlinas; al objeto de que en el Hospicio Rainbows, situado cerca de Briminghan, se construyese una unidad especial de sueño para enfermos terminales de cáncer, en la cual pudiesen acompañarles sus familiares.

¿Se podría plantear en España, con 7.905 kilómetros de costa? Cierto es que hay muchas maneras, y facetas, de volver a generar la autoestima para los jóvenes que han padecido los efectos de un duro tratamiento contra el cáncer. Pero también es bueno saber que los jóvenes que necesitan ganar la confianza en sí mismo tienen una gran oportunidad en nuestro país al contar con 7.905 kilómetros del litoral. Solo falta que surja un entendimiento, una conexión, entre las Asociaciones de lucha contra el cáncer con las diferentes Federaciones de Vela Autonómicas, o de otros deportes náuticos, para que se ponga en marcha esta metodología en España. Ambos grupos tienen las herramientas, los grupos humanos, y el conocimiento suficiente para devolverle la sonrisa a un niño cuando siente la fuerza del viento en sus mejillas; bien merece la pena.

Santiago Lange y Cecilia Carranza

Un gran ejemplo de superación del cáncer a través de la vela ha sido el argentino Santiago Lange. En 2015, con 54 años le detectaron un cáncer en uno de sus pulmones, el cual se lo extirparon en 2015. En esos momentos no tenía dinero, un amigo le dejo un barco para que pudiese vivir. Después de la intervención quirúrgica empezó su preparación olímpica en la Clase Nacra 17, junto a la también argentina Cecilia Carranza. Se mentalizo al máximo para poder ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Rio de Janerio, y en agosto de 2016 se hizo el sueño realidad. “… cuando veo hacia atrás, fue una buena experiencia, difícil, pero he aprendido mucho. Me operaron en Barcelona, y después de cinco días ya iba en bicicleta, en un mes ya estaba navegando de nuevo…”.

c) Dury Alonso