Anne Quéméré se prepara para el “Paso del Noroeste” en kayak

140302_ANNE QUEMERE_01

Pretende cruzarlo a partir del mes de julio, del Atlántico al Pacifico a remo

Superando obstáculos. La vida del aventurero, o aventurera, no es nada fácil, sobre todo para lograr los recursos materiales y económicos que les permita poner en marcha sus expediciones, y si encima logran el objetivo ya es todo un logro.

La francesa Anne Quéméré no es nueva en aventuras y expediciones, como se suele decir lleva años remando en medio de los océanos, en 2002 cruzó el Atlántico desde la Gomera hasta Guadalupe después de 56 días. En 2004 remo desde la costa este de los Estados Unidos de Norteamérica hasta Francia, le llevo 86 días. En 2006 volvió a cruzar el Atlántico utilizando una pequeña embarcación con una cometa, desde New York hasta Ouessant en 55 días. En 2011 navego con su “kiteboat” por el Pacifico,  78 días desde Perú hasta la Polinesia francesa.

Ahora está empujando para sacar adelante su expedición: “Paso del Noroeste, desde el Atlántico hasta el Pacifico”.

Siguiendo los pasos de Amundsen. Fue en 106 cuando Amundsen demostró que existía el paso del Noroeste entre las costas canadienses y el Ártico, exploración que ya relataron los  griegos en el siglo IV A.C.

140302_ANNE QUEMERE_02

Al explorador noruego Amundsen, a bordo del “Gjöa”, le llevo más de tres años de viaje entre los canales de que se formaban con la ruptura del hielo ártico. Una ruta que no está marcada en ningún mapa porque cada día se altera por la deriva de las placas de hielo y los cambios meteorológicos.

Desde 2007, en verano, el “Paso del Noroeste”,  está abierto a rutas comerciales y a muchos aventureros. La distancia marítima de tan solo 3.000 kilómetros para pasar de Europa a Asia, o viceversa, es muy sugerente frente los 4.000 kilómetros que implica realizarla por el Canal de Suez.

140302_ANNE QUEMERE_03_equipo

Lejos de los aspectos mercantiles, Anne Quéméré busca realizar una ruta más solitaria desde la bahía de Baffin hasta el estrecho de Bering, que probablemente le lleve unos tres meses. Lo hará en kayak, probablemente le acompañe la canadiense Megan Routley, una experta “mushen” del Yukon.

¡Mucho que remar, muchas soledad, mucha inmensidad!

c) Dury Alons