“Prince de Bretagne” remolcado hacia Río de Janeiro

140209_PRINCE THE BRETAGNE_01

El pasado 27 de enero el “Prince de Bretagne” volcó a unas 800 millas al este de Brasil. Lionel Lemonchois ha estado diez días a la deriva dentro del casco central del trimarán volcado.

Una larga espera en alta mar. Lionel Lemonchois navegaba en solitario desde Lorient hasta isla Mauricio con el trimarán “Prince de Bretagne” con la idea de establecer un nuevo récord, hasta que a unas 800 millas al este de la costa de Brasil su velero volcó el pasado 27 de enero.

140209_PRINCE THE BRETAGNE_LIONEL_01

Tras el vuelco del “Prince de Bretagne”, Lionel Lemonchois disparo la radio baliza de salvamento. Desde ese momento el equipo de tierra del Prince de Bretagne se puso manos a la obra para poder recuperar al patrón francés y al velero, ya que según informaciones de Lemonchois el trimarán perdió el mástil pero el resto de velero era recuperable.

Al frente del equipo de salvamento Prince de Bretagne está el experimentado patrón oceánico francés Frederic Le Peutrec, que junto a otras tres personas se ha desplazado desde Lorient hasta Río de Janeiro para organizar toda la logística de acopio de materiales, preparar el remolque, darle la vuelta al trimarán y volver a puerto con el velero.

Lemonchois ha estado diez días esperando la llegada del remolcador brasileño con su equipo de salvamento. Una larga espera en alta mar viviendo en el casco central del trimarán “Prince de Bretagne”, donde ha tenido tiempo para intentar pescar y alguna que otra situación nada clara, como la presencia de un barco ruso.

Unas horas antes de amanecer, el 3 de febrero se aproximo al trimarán volcado un carguero con bandera rusa, se detuvo a pocos metros pero no se identifico. Según Lionel: “En mi opinión, no existe duda alguna que era un barco pirata”. Finalmente el carguero ruso se alejo, probablemente porque desde el remolcador estaban intentando conocer sus intenciones.

Después de casi seis de travesía el remolcador brasileño se topo con el trimarán “Prince de Bretagne”. Lo primero que hizo Lionel fue darse una ducha a bordo del remolcador tras saludar a sus compañeros, para después ponerse manos a la obra con la operación de adrizar el trimarán.

140209_PRINCE THE BRETAGNE_ESQUEMA MANIOBRA ADRIZADO_01

Adrizarlo como un rodillo. La maniobra de adrizar un multicasco es más laboriosa que la de un monocasco porque se necesita hundir uno de los flotadores, para lo cual se utiliza toneladas de cadena que sujetan al flotador. Se trata de que el trimarán se ponga vertical, primero haciendo que se hunda, y después que se adrice recuperando la cadena tirando desde el remolcador.

140209_PRINCE THE BRETAGNE_CADENA_01

Una operación lenta, no compleja, siempre y cuando las condiciones de mar y viento lo permitan; y parece que el adrizado del “Prince de Bretagne” se ha realizado sin mayor problema. Además han podido recuperar algunas velas que Lionel pudo asegurar tras el vuelco, así como comprobar el estado de la estructura del trimarán antes de iniciar el remolque de vuelta a Brasil.

Esperan llegar a Río de Janeiro en unos cinco días, el viaje de vuelta lo harán a una velocidad de unos 6 nudos para evitar daños durante el remolque del trimarán de 80 pies.

c) Dury Alonso