Bernard Stamm sufre a la cicloénesis explosiva “Dirk”

131224_CHEMINEES POUJOULAT_BERNARD STAMM_01

El IMOCA “Cheminées Poujoulat” desarbola al noreste de las islas Azores. Su tripulación, Bernard Stamm y Damien Guillou, rescatado con vida por un carguero noruego que les dejará en Rotterdam.

Pillados por la ciclogénesis explosiva “Dirk”. Tras participar en la regata Transat Jacques Vabre, en la que finalizo en cuarta posición el pasado 25 de noviembre; Bernard Stamm inicio un periplo de reuniones y compromisos, como el estar presente en el Salón Nautico de Paris, o en la reunión anual de la IMOCA celebrada hace unos días. Mientras tanto, su velero Cheminées Poujolat volvía navegando desde Itajaí con una tripulación de transporte.

131224_CHEMINEES POUJOULAT_01

El pasado jueves Bernard Stamm y Damien Guillou se embarcaron en el “Cheminées Poujoulat” en las Azores, para después navegar en A Dos hasta Brest. En el mensaje enviado desde a bordo el 22 de diciembre Bernard comentaba: “buenos días,… estamos a unas 851 millas de nuestro objetivo. Navegamos con Genaker y un rizo en la vela mayor. Nuestro rumbo es el 50 y la velocidad de 13 nudos. Navegamos con viento a favor, pero deliberadamente con menos velocidad por las condiciones meteorológicas”.

Pues toda la precaución de Bernard y Damien parece ser que no ha sido suficiente para el fuerte temporal provocado por la ciclogénesis explosiva “Dirk” les pasase fuerte factura. Ya lo comento ayer noche, que las cosas se estaban poniendo muy feas cuando estaban a menos de ochocientas millas de su destino. Tan feas que la pasada noche han tenido disparar la radiobaliza de salvamento y  pedir rescate tras desarbolar el mástil de su IMOCA 60 “Cheminées Poujolat”.

131224_CHEMINEES POUJOULAT_02Suerte, fortuna, una buena estrella, el azar o la providencia de Neptuno, Bernard Stamm y Damien Guillou están sanos y salvos a bordo de un mercante noruego que les dejará en el puerto holandés de Rotterdam en unos días.

Al equipo de tierra del equipo “Cheminées Poujolat” les toca ahora monitorizar la deriva del velero, entre las Azores y la costa portuguesa, y empezar con los preparativos de rescate. Eso sí, con el permiso “Dirk”, que ha llegado superar los 135 km / hora en las costas gallegas de Cedeira.

c) Dury Alonso