¿Hacia la comunicación náutica de calidad?

131204_Marina de Dénia_01

La información es la palanca del poder y el dinero, y desde los orígenes de los tiempos siempre ha sido vital. El II Simposio de Prensa Náutica fue organizado con éxito por Marina Denia, Grupo Navega, Hotel Marriot La Sela y la colaboración de Plymouth gin.

¿Qué es más importante, el poder o el dinero? Dijo Bill Clinton, «No olvidéis: la comunicación es el cincuenta por ciento de la batalla en la era de la información.» Sin hacer un planteamiento tan sesudo, en el año 95 en Uruguay me comentaban que un patrón de pesca de altura en el banco de Malvinas tenía una frase recurrente: “… me encanta salir con George”; y pregunté ¿Que George? Sí hombre, George Washington. Caído en la cuenta de que George Washington eran los billetes de dólar norteamericanos, estaba claro que pagando con dólares todo es posible.

Estando en clase de Políticas, en la facultada de Ciencias Políticas, el catedrático lanzo el órdago: ¿Que es más importante, tener poder ó tener dinero? Una dicotomía difícil de resolver pero que tiene una misma base de funcionamiento: la información, el valor de la información.

Según Berta García Orosa, profesora de Ciencias de la Comunicación en la Facultad de la Universidad de Santiago de Compostela, respecto al origen de los “gabinetes de comunicación” los remonta al propio Napoleón Bonaparte que ordeno crear su Oficina de la Opinión Pública. En Europa su máxima expansión se produjo tras la Segunda Guerra Mundial. En nuestro país vecino Portugal nació como tal en 1960. Y en España se celebró el I Congreso Español de Relaciones Publicas en 1966, de hecho hasta 1975 no se constituyó el Registro General Oficial de Técnicos de Relaciones Publicas, pero realmente la acción de la comunicación no despegaría en nuestro país hasta bien entrado los años 80.

Así que el valor de la información siempre es vital para obtener el máximo poder, o la mayor cantidad de dinero. La información es el aceite que engrasa el mecanismo, a mejor calidad de aceite mayor rendimiento.

Aunar deporte y turismo náutico. Es el mensaje claro, y meridiano, que lanzo el Director de Marina de Denia durante el acto de apertura del II Simposio Nacional de Prensa Náutica: “Tenemos que trabajar Presentación-II-Simposio-Prensa-Nauticapara conseguir aunar el deporte y el turismo náutico”. Cierto es que en España la predominante es la información náutico deportiva, en especial las regatas de crucero a vela, dejando muy de lado la información del sector náutico turístico, que a todas luces mueve mucho más dinero que todas las regatas a vela, por muy vueltamundistas que sean.

Según el último informe del Sector Náutico en España, “La Náutica Deportiva y de Recreo 2013”, elaborado por el Departamento de Investigación y Estrategia de Mercado de la Fira de Barcelona, y la colaboración de la Asociación de Empresas Náuticas (ANEN). En los 7.880 kilómetros de costa de España tenemos un total de 132.948 puestos de amarres repartidos en las 452 instalaciones que hay en todo el litoral; y el mayor número de licencias deportivas se concentra la pesca deportiva con 61.275 licencias, que representan el 32,7% del total de 187.141 licencias deportivas frente las 52.703 licencias que tiene el deporte vela.

Así que la premisa aunar deporte y turismo náutico está bien claro. No olvidemos que las regatas a vela siguen siendo un deporte marginal para los medios de comunicación, y a eso hay que darle la vuelta porque permitiría tener cabida las demás actividades náuticas.

La importancia de entender lo que está pasando. Dice el director del programa La Brújula de Onda Cero, Carlos Alsina: “para tener opinión hay que entender lo que está pasando”. En el tablero de fortalezas y debilidades de los comunicadores náuticos, esto es una de las grandes debilidades de la información náutica: entender lo que esta pasando. Para que un profesional pueda conseguir la excelencia debe de estar en permanente y continua formación, sobre todo en los tiempos que corren con el poder de las herramientas electrónicas, en especial Internet y sus variantes.

131204_Equipo II Simposio

Según el británico Paul Bradshaw, periodistas, blogger y profesor en las universidades de Brimingham y Londres; el ciclo de vida de una noticia se inicia en Twitter, y después va recorriendo los distintos soportes periodísticos, blogs, radio, televisión, prensa general, revistas especializadas, etc.; pero hoy en día la revolución es Twitter.

Todos sabemos del efecto viral que tiene esta red social, como el propio canal de información que es la red Internet. Si posamos cualquier información, en cuestión de segundos ya infectamos a toda la red. Pero curiosamente no todos estamos preparados para surfear sobre esta gran ola, de ahí la importancia de dominar estas herramientas y el valor de la información en todos sus formatos: texto, imagen y audio.

Personalmente, y lo he manifestado en el curso sobre Gestión de la Información en Regatas, celebrado el pasado mes de mayo en la Federación Gallega de Vela, para poder ser un buen jefe de prensa, periodistas náutico o comunicador de eventos náuticos, del total de 44 atributos positivos necesarios, destacaría como poco el tener unos grandes conocimientos técnicos del deporte, dominio absoluto del idioma y terminología, manejar con soltura aplicaciones informáticas de edición de texto, fotografía y video; así como el dominio del espacio tridimensional. Menos que estas capacidades, es muy difícil que el profesional  pueda tener una opinión certera de lo que está pasando, no podrá destacar la importancia de la «creebilidad» como bien dice el Papa Francisco para convencer a los descarriados y llevarlos de vuelta al rebaño.

Sin información de calidad no hay “ni poder, ni dinero”. Volvemos al principio, a la importancia del valor de la información, la cual debe de ser clara, verdadera, directa y accesible.

Ya sabemos que los DIRCOM, los Directores de Comunicación, los periodistas que trabajan para las empresas, instituciones, entidades y eventos, son mercenarios de su trabajo. Pero, siempre hay un “pero”, en esta guerra de la información “surfear” en exceso es como la arrogancia, que se paga, y el afecto, que no se compra.

Así que la apuesta que ha hecho Marina de Denia, Grupo Navega y el Hotel Marriot La Sela, en arropar el II Simposio de Prensa Náutica, es un gran desafío para que el valor de la información náutico deportiva pese lo que realmente tiene que ser, seria y de calidad.

c) Dury Alonso