Conde de Gondomar: se abre la veda a los barcos grandes

130721_CONDE GONDOMAR_02

Batir el récord entre Bayona, Carrumeiro Chico y Baiona con barco grande. Regata a disputar del 25 al 28 de julio con tres pruebas, una larga de 90 millas, una media de 40 millas y un barlovento sotavento.

Ansias de récord. Antes de jubilarse algunos han decidido ir a por el récord Baiona – Carrumeiro Chico – Baiona (unas 90 millas) con barco grande, para lo cual en esta edición de 2013 del Trofeo Conde de Gondomar se abrió la veda creando la Clase Maxi-OPEN (para monoscascos que compiten a tiempo real).

Según reza en el anuncio de regata, punto 4.5: Clase MAXI-OPEN (Monocascos) para embarcaciones con o sin certificado ORC que participen únicamente con el fin de establecer un récord Open Absoluto de la Etapa Bayona – Carrumeiro Chico – Bayona. Esta Clase queda establecida a partir de un barco, como mínimo, inscrito en la misma.

Por lo demás, el XXXVIII Trofeo Conde de Gondomar se disputará bajo la fórmula ORC para la Clase 0 a Clase 3; y los monotipo Figaro Uno.

¿Habrá equilibrio mediático? El ansiado récord con velero grande apunta a la participación de  un V70 del equipo Campos,  no se sabe si el “negro”, el “blanco”, el “rojo”, el “azul” o el color con que pinten al emboscado “black horse”.

130721_CONDE GONDOMAR_03

Puede que también participe un Wally 70 llamado Armeigin III, y también se rumoreaba sobre el Gran Jotiti. Lo que pasa que el Gran Jotitit tiene previsto participar en la próxima Fastnet Race el próximo 11 de agosto, un poco justito de tiempo para el transporte. Y otro que tampoco acudirá a la cita de Bayona será el  coruñés Hansa, un X612 que también está inscrito en la Fastnet Race. De todas maneras, poco tendrían que hacer estos buenos cruceros contra un V70 de regatas con quilla basculante, etc.; como el elefante entrando en una cacharrería.

Así que los demás veleros participantes en la etapa reina del Trofeo Conde de Gondomar vivirán bajo el paraguas mediático del grande. Ya se sabe que el pez grande se come al pequeño; aunque muchos pequeños le podrían hacer mucho daño al pez grande.

Entiendo que no habrá una mente abyecta, que todo será pulcro y que realmente existirá un equilibrio mediático para aquellas embarcaciones que llevan años participando en el Trofeo Conde de Gondomar, haciendo historia para el abolengo real.

c) Dury Alonso