Éxito de las modificaciones del Mirabaud LX

PAF-LXB11_900_w

El foiler Mirabaud LX versión 2013 ha mostrado en el comienzo de la temporada de las grandes regatas clásicas del lago Lemán un potencial interesante. Thomas Jundt y su tripulación se sienten altamente satisfechos con las modificaciones llevadas a cabo.

Ginebra, 28 de junio de 2013 – El foiler Mirabaud LX, conocido por ser uno de los veleros más innovadores del lago Lemán (Suiza), ha tomado parte en dos de las regatas clásicas del lago del mes de junio : la Ginebra-Rolle-Ginebra y la Bol d’Or Mirabaud.

El velero, normalmente equipado con un ala rígida, navegó en estas dos pruebas disputadas con vientos flojos con su aparejo convecional. « El ala funciona muy bien pero al sistema le falta rigidez para poder sostener correctamente el estay (cable que sujeta el mástil por la parte delantera) y con estas condiciones de vientos flojos, navegando con el génova, es imperativo contar con la tensión necesaria para avanzar de forma correcta », explica Thomas Jundt, patrón y diseñador del barco.

En cambio los nuevos foils y el nuevo flotador han resultado plenamente satisfactorios en las diversas condiciones en que se disputaron ambas pruebas. Los apéndices, que miden 260 cm de envergadura en su parte delantera y 240 en su parte trasera por 16 cms, muestran un buen rendimiento en condiciones de vientos ligeros. « La diferencia no es significativa a nivel de vuelo. El barco despega quizás algo más pronto, pero lo que es notable es el rendimiento en modo arquimédico (cuando el barco flota sobre su casco) », revela Thomas Jundt. « La resistencia disminuye y el barco se desliza mucho mejor que antes. El barco es ahora más polivalente. Es todo un éxito ».

PF0_1733_900_w

La tripulación compuesta por Antoine Ravonel y Eric Gobet, además de Thomas Jundt, terminó en la décimo octava posición de entre los monocascos en la Ginebra-Rolle-Ginebra y en el décimo séptimo lugar en la Bol d’Or Mirabaud, y los tripulantes se muestran relativamente satisfechos por los resultados obtenidos. « En vuelo, el rendimiento es muy bueno y vamos muy rápido. Por ejemplo, salimos de la parte más pequeña del lago Lemán cruzándonos con los catamaranes M2 durante la Bol d’Or Mirabaud, lo que demuestra nuestro potencial », afirma Thomas Jundt, que añade : « sin embargo, tenemos dificultades en avanzar con viento flojo. La última fase de la Bol d’Or fue realmente difícil y perdimos mucho terreno en un agujero de viento, que es donde los grandes monocascos aprovechan su inercia para seguir avanzando ».

A continuación, el programa de la temporada consiste en mejorar el dominio del ala rígica. « Vamos a navegar regularmente con el ala a principios del mes de agosto y a trabajar en su estructura para poder subsanar las lagunas de rigidez. El ala es realmente una buena herramienta, que merece ser desarrollada. El mantenimiento es complejo, pero a la vez resulta fácil de maniobrar, pasa bien por las zonas sin viento y no sacude nunca ».

Thomas Jundt ha declarado que ya tiene el concepto de su próximo barco en mente, fruto de cinco años de la experiencia adquirida con el Mirabaud LX. « Es una especie de 18 pies mejorado, equipado con los mismos foils y un ala rígida, pero no sé si algún día lo construiremos ».

Si las condiciones lo permiten durante los entrenamientos, el Mirabaud LX intentará batir algunos récords del lago Lemán, como el de la hora y el del kilómetro. La participación en las Seis Horas de Nernier y en la Doble de Versoix figuran también en el programa.