NAVEGANDO CON BOTELLAS PLASTICAS

jairo-lumertz3

Ante la adversidad económica, aplicando creatividad y con una actitud ecológica. Construir una embarcación con botellas plásticas, una tabla de surf, un bote de remos, una canoa o un catamarán transoceánico.

Salvar  nuestro entorno, nuestro planeta. Con esa idea el surfista brasileño Jairo Lumertz ha puesto en marcha un proyecto de construcción de tablas de surf con botellas plásticas, también conocidas como botellas “pet”, las típicas de litro y medio o dos litros para agua mineral o bebidas refrescantes.

Entre 41 y 73 botellas son necesarias para construirse una tabla de surf o una tabla para padelsurf. Lo que puede costar entre1.500 o 4.000 euros se puede construir por un valor de 80 euros.

jairo-lumertz1

La idea se le ocurrió a Jairo Lumertz en 2007 cuando practicaba surf en California, pero el pasado verano decidió darle un fuerte impulso al proyecto “Uno para todos, todos para un mundo mejor”, en el que le ayuda la surfista brasileña Scorsin. Se dedicaron a dar conferencias por el sur de Brasil, promoviendo la práctica del surf con tablas ecológicas construidas con botellas de pet. Más de 45 charlas que llegaron a más de 5.000 niños brasileños, que han aprendido a fabricar sus propias tablas de surf ecológicas.

La idea acabará en un campeonato brasileño de tablas de surf de pet.

La travesía oceánica del Plastiki. Un poco más sofisticado fue la construcción de este catamarán que en 2010 recorrió las aguas del océano Pacifico desde San Francisco hasta Sydney, más de 8.000 millas náuticas. Un proyecto que tenía por objetivo llamar la atención del deterioro que se estaba produciendo en los océanos, y la necesidad de su conservación.

sn_ts_102110_hdr

Se han utilizado 12.500 botellas de dos litros para construir el Plastiki, un catamarán de 18 metros de eslora. Con un aparejo de dos mástiles, y una cabina con forma de iglú con capacidad para seis personas.

El proyecto Plastiki fue promovido por David Mayer de Rothschild, miembro de la familia de banqueros de Rothschild. Digamos que es el predicador para la defensa ecológica de nuestro planeta, le llaman “el Jesús de Plástico”. Bueno, en algo ayudará, de hecho el Plastiki ahora viaja por diferentes ciudades de EE.UU., la última ha sido estos días en Dallas.

JTQx5

Entre la opción construirse una tabla de surf o un catamarán de 60 pies, como el Plastiki, se pueden hacer cosas intermedias como una canoa, un bote, etc. Vamos, que nadie se puede quedar sin navegar, y además de forma ecológica.

c) Dury Alonso