ROBOT SALAMANDRA, NADA, REPTA Y CAMINA

ROBOT SALAMANDRA II

Científicos e ingenieros de la Universidad Politécnica de Lausana, Suiza, han creado un “robot salamandra”. Nada como una salamandra en el agua, y en tierra camina igual. Se expuso en el Innorobo 2013, exposición de robótica recientemente celebrada en la ciudad de Lyon, Francia.

Ojo con lo que flota. Hace años, durante la celebración del Campeonato de Europa Melges 24 de 1996 en Barcelona, estando en la dársena del Port Olimpic, alguien grito: “un tiburón, un tiburón, hay un tiburón dentro del puerto”; la que se monto fue gorda durante unos minutos hasta que descubrió que la aleta de tiburón que pululaba por la dársena del puerto correspondía a un equipo de radio control.

ROBOT SALAMDRA II

Ya hace años, pero casi veinte atrás el susto fue mayúsculo para muchos. La cuestión es que ahora la robótica, al igual que todo lo relativo a nuevas tecnologías, nos desborda cada segundo que pasa. Antes era algo lejano ver el brazo robótico del transbordador espacial para reparar la Estación Internacional. O pensar que un mini submarino podrá rescatar a una tripulación aislada en el fondo del mar. Ahora hay que ver donde se pisa al caminar por nuestra casa, de repente aparece el robot aspiradora dando caña, pidiendo pasa que le toca limpiar la sala.

En el mundo náutico, en la navegación a vela, la robótica todavía está muy verde, algo hay pero más bien poco, los que se utilizan para limpiar la obra viva de los barco. Donde más se ha desarrollado es en el sector militar, todo lo que sea defensa y no tener bajas, bien venido sea. Ya podemos ver embarcaciones teledirigidas, o los famosos “drones” (aviones espía, y de combate).

Salamandra robótica II. Está claro que antes de este último robot de salamandra, en la Universidad de Lausana ya hubo un primer robot salamandra. En 2007 los ingenieros y científicos de esta universidad Suiza crearon su primer robot salamandra, punto de partida del actual.

Salamandra II nada dos veces más rápido, tiene extremidades plegables, lleva microcontroladores que permiten un mejor control de la espina dorsal. Es uno de los pocos robots que puede nadar, reptar y caminar. Su diseño modular permite cambiar su  morfología, se puede hacer más largo o más corto, agregar patas o quitar patas. El robot está construido en secciones, así que aun que pierda una sección puede seguir caminado, es como aquello del rabo de la lagartija.

fig1a_w

La creación de este robot salamandra tiene un objetivo principal, que sirva como herramienta para el estudio de hipótesis sobre circuitos neuronales relacionados con la locomoción en la medula espinal de los animales vertebrados.

El segundo objetivo es que algún día la salamandra robot sirva para operaciones de salvamento, vigilancia e inspección. Un robot anfibio sería muy útil en situaciones catastróficas.

A mí se me ocurre un montón de utilidades: que te diga si el agua del  mar es la correcta para bañarte en la playa, o antes de tirarte al agua desde un barco; que te lleve el walkie talki; no sé, muchas cosas.

c) Dury Alonso