VENDEE GLOBE, ACELERADOR A TOPE

sailing-pre-vendee-globe-2012-penmarch-fra-24-09-2012-photo-jean-marie-liot-dppi-vendee-globe-macif-skipper-f-r-644-0.jpg

Nuevo record 24 horas, 545 millas náuticas. La mitad de la flota ha cubierto el primer tercio del recorrido. Avería en el Hugo Boss, timón de estribor e hidrogenerador dañado

Como corren Macif y Banque Populaire. Van en otra regata, no bajan el ritmo a si se la peguen, aunque Armel dice que no quiere ir a tope. Se van alternando el primer puesto, han sido los primeros en la Puerta Amsterdam.

François Gabart ha vuelto a batir el recorrer de velocidad en 24 horas, su registro ha sido de 545 millas náuticas, frente al establecido hace unas semanas por Jean-Pierre Dick en 516,9 millas.

Gabart ha estado navegando con su OPEN 60 Macif a una velocidad media de 21,1 nudos para lograr este nuevo record de 545 millas. Además François ha sido el más rápido de esta Vendée Globe al recorrer 10.763 millas en 30 días de regata desde Le Sablés d´Olonne, a una velocidad media de 14,9 nudos. Casi un nudo más rápido que la velocidad media de Michel Desjoyeaux durante toda la regata de la pasada edición Vendée Globe. ¡Un prodigo de patrón solitario!

Lo más curioso lo que ha dicho Gabart después de batir el record de 24 horas, pura modestia cuando es su primera Vendée Globe, lo que implica que es la primera vez que navega en el Índico:

“No sé demasiado cómo voy tan rápido y atrapo a Armel (Le Cléac’h). No debo de tener las mismas velas que él. Voy rápido, mejor, estoy contento, simplemente espero que dure. Las condiciones están bien. Vamos entre 22 y 26 nudos, y aún debería durar unas cuantas horas más. Seguirá yendo rápido.

Uno se acostumbra a este ruido. Se trata del ruido y sobre todo de los movimientos, que son bastante bruscos. Me he acostumbrado, ya empieza a serme familiar y consigo descansar bien.

Normalmente con buena visibilidad debería ver a Armel, pero con esas olas no lo veo claro. Tengo a Armel en el AIS (Automatic Identification System) desde hace 2-3 días. Os puedo dar la velocidad y la posición del Banque Populaire.”

Evidentemente, para llegar a esas velocidad hay que tener mucho viento, y como suele ser normal también acompaña mucha mar bien ordenada. Jean-Pierre Dick, en tercera posición con el Virbc-Paprec 3 recordaba el ritmo de regata diciendo: “Para ganar una regata hay que ir rápido.” Pero Armel Le Cléac´h le replico que para ganar la regata hay que mantener la integridad del barco: “Yo no he intentado forzar, hago mi camino. Y ese camino lo conozco.” ¡Aún no hemos llegado a la mitad del recorrido!

banque-populaire-3011-047-r-644-0_121211.jpg

Armel Le Cléac´h, que navega con su Banque Populaire a 8 millas a popa del primero Macif, se mide mucho en las valoraciones a pesar de ser el patrón que marca el ritmo en esta Vendée Globe:

“Creo que 23 nudos de media es mucho. Pero ellos [los perseguidores] no parece que tengan problemas. Quizás toman un poco más de riesgo. Cada uno lo hace como considera. Ahora François (Gabart) quizás tenga mejores reglajes. Yo conozco el camino y sé que aún falta mucho, no correré riesgos de más. Él ha sido el más rápido esta noche, ha batido el récord de las 24 horas, felicidades.

La vida a bordo es movida. Hacer una maniobra fuera es muy mojado. No hace mucho calor. Cada vez que entras a bordo estás empapado. No puedes permanecer de pie. Es una verdadera coctelera. Es deportivo y no es fácil, tenemos puntas de hasta 40 nudos. La mar no está excesivamente formada, pero hay buenas olas. Duermo con un ojo. Las condiciones no son idílicas.”

Vincet Riou, ganador de la Vendée Globe en 2004-2005, y que se tuvo que retirar en esta edición por las averías sufridas a bordo de su OPEN 60 PRB tras el impacto de una boya porturia a la deriva, a la altura de Brasil, dice que la regata se está desarrollando tal como él lo había previsto:

vincent-riou-r-644-0_121211.jpg

“Estoy siguiendo de cerca la regata. Cuando llegué a Brasil estaba impaciente por ver los resultados de las estrategias en el Atlántico Sur. Y continuo siguiéndola regularmente, no lo puedo remediar. Normalmente sigo las clasificaciones por internet, y lo haré en los próximos dos meses. Con las puertas de los hielos, las distancias entre estrategias son poco importantes pero aún así acarrean consecuencias. Me había imaginado la regata tal como se está desarrollando, no me sorprende en absoluto la fortaleza de los primeros y estoy muy contento que así sea pues están realizando una competición realmente magnífica.” 

En el primer tercio del recorrido. La última jornada Vendé Globe ha sido de vértigo, se ha establecido un nuevo record de velocidad 24 horas, 545 millas para el Macif, y cuatro patrones han navegado por encima de las 500 millas diarias: François Gabart, Armel Le Ckéac´h, Jean-Pierre Dick y Bernard Stamm.

A las 01:42 horas UTC viro Macif la Puerta Amsterdam en primera posición, y 17 minutos más tarde lo haría Banque Populaire. Y a lo largo del día lo harán Virbac-Paprec 3, Cheminées Poujoulat y Hugo Boss, este último con avería en uno de los timones.

A medio camino entre la Puerta Corzet y Puerta Amsterdan, Mike Golding a bordo del Gamesa intenta mantener a ralla a Jean Le Cam con el SynerCiel. O tiene a 16 millas a popa, pero Golding sabe que Le Cam no perdona, que siempre estará al acecho, por algo le llaman <<el Rey>>.

Los ocho primeros de la flota Vendée Globe: Macif, Banque Populaire, Virbac-Paprec 3, Cheminées Poujoulat, Hugo Boss, Gamesa, SyneCiel y Mirabaud ya han recorrido el primer tercio de la vuelta al mundo en solitario a vela, sin escalas, ni ayuda externa. Bien es cierto que los cinco primeros van con el gas a tope, mientras que el segundo grupo lo lleva un poquito más relajado.

Avería a bordo del Hugo Boss. Alex Thomson informa que, hace un par de días, un objeto flotante no identificado ha dañado el timón de estribor y un hidrogenerador. Así lo comenta:

hugo-boss-r-644-0_121211.jpg

“La noche del 9 de diciembre, a las 2220 GMT (11,20 de la noche, hora española), choqué con algo en el agua cuando navegaba a 22 nudos. Estaba en la mesa de cartas y navegaba amurado a babor con el solent/J2 y 2 rizos en la mayor, con 28 nudos de viento. Oí un fuerte ruido en proa de donde estaba; creo que fue algo que chocó contra la quilla o contra la orza. Oí varios ruidos más suaves a medida que lo que fuera golpeaba bajo el casco y un ruido final cuando chocó con el timón y el hidrogenerador.

Cuando salí de la cabina, el timón ya estaba levantado y el hidrogenerador se arrastraba en el agua.  El barco orzó violentamente y se puso proa a viento. Enrollé inmediatamente el J2 y paré el barco.

Al inspeccionarlo, vi que el fusible del timón de estribor se había roto. La pala del hidrogenerador estaba dañada y uno de sus sectores hecho trizas y parcialmente perdido por la borda. La barra que conecta los timones (la que ya se había roto) estaba rota en tres trozos.

Me puse a trabajar para cambiar las barras de conexión para tener operativo el timón de sotavento a fin de poder navegar a rumbo. Las olas eran muy grandes y pasaban por encima de la popa y la barra de escota y golpeaban la pala del timón cuando estaba levantada. Las dos casetes de timón se estaban dañando y era bastante peligroso colgarse de la popa mientras las olas pasaban por encima.

Conseguí conectar el timón que funcionaba y volví a navegar con el timón de babor levantado. Conecté con mi equipo y empecé a reparar la barra de conexión. He seguido navegando al 100% mientras hacía esa reparación, que he hecho de forma parecida a la de la otra vez, aunque en esta ocasión ha sido más difícil porque las roturas no eran limpias y las condiciones en las que trabajaba eran peores. No podré reparar las casetes hasta que la cubierta esté seca, pero mi equipo cree que en ese momento estas reparaciones no son críticas. Espero tener los dos timones funcionando esta mañana.

He levantado la orza de estribor tanto como he podido y no veo que esté dañada. La vela de la quilla de este barco es de acero, por lo que el daño debería ser solo cosmético. Es imposible inspeccionar el casco entre la orza y el timón, pero la parte interior del casco parece estar bien.

Estoy destrozado por haber perdido tantas millas, pero he tenido suerte de que el daño se puede reparar y puedo seguir en regata.

A más largo plazo ahora solo tengo un hidrogenerador, lo que significa que en las actuales circunstancias tengo que desenchufarlo todo para ahorrar electricidad. Esto significa cerrar el ordenador, el teléfono, el GPS, pues de lo contrario no tengo posibilidad de llegar hasta el final.

Anoche a las 2030 GMT estaba durmiendo cuando sonó la alarma del piloto. El barco estaba plano y salí disparado a cubierta mientras el barco viraba. Enrollé inmediatamente el J2 y vi que el timón estaba levantado. Chequeé la pala por si estaba dañada, por esta vez todo parece estar bien. Cambié el fusible, viré otra vez y volví a rumbo. Más millas perdidas, pero no es definitivo. Hasta ahora el timón se me había levantado tres veces en un año, por lo que parece un poco fuerte que haya chocado con algo dos veces en menos de un día, pero estoy agradecido porque el fusible hace su trabajo y el timón sigue entero.  

Espero no perder el contacto con este grupo de cabeza con esos problemas.”

Pues nada es lo que parece, la web de la Vendée Globe lanza mucha información al día pero no todo lo que realmente está sucediendo.

TRACKING VENDEE GLOBE

c) Dury Alonso