VENDEE GLOBE, MEDIA MILLA DE GLORIA

start_aerial_081109_002_p.jpg

Subidón de adrenalina en Le Sables d´Olonne. Los OPEN 60 salen remolcados hasta mar abierto del puerto. Millares de personas se agolpan en las riberas del canal.

Es el momento más intenso. Cada cuatro años, la salida de la flota Vendée Globe es toda una ceremonia, desde temprano saldrán a la mar cada uno de los OPEN 60 participantes remolcados por pequeñas embarcaciones, muchas de ellas tripuladas por pescadores del puerto de Le Sables d´Olonne.

121020091021056_70_000_apx_470__p.jpg

Esta regata es seña de identidad de la ciudad de Le Sables d´Olonne (su población es de unos quince mil habitantes), del departamento de La Vendée, de la región del Loira y de toda Francia. Son miles de auto-caravanas que se desplazan hasta Le Sables. Hay precios especiales de billete de tren, ida y vuelta, para que los millares de aficionados puedan ir y que no lleven sus vehículos. El día de la salida hay más de trescientas mil personas siguiéndola en directo. Desde el pasado mes de diciembre de 2011 todos los hoteles están llenos. La sensación que uno vive es que la ciudad la invaden.

recorrido-salida-puerto-vendee-globe_p.jpg

Algo más de media milla. Es la distancia que hay desde los pantalanes de los OPEN 60 hasta la bocana del puerto de Le Sables d ´Olonne, un canal con muy poco calado, tiene que salir con  marea porque en bajamar el calado no pasa de los dos metros en algunas zonas.

lr05_2137483_4_px_501__w_ouestfrance_p.jpg

Cada media hora se anuncia la salida de un OPEN 60, el velero suelta amarras y sale remolcado. Sobre la cubierta el patrón, parte del equipo de tierra y alguien más. El patrón es literalmente aducido por la algarabía de los aficionados apostados en las márgenes del canal de salida del puerto. Millares de voces repiten su nombre. Todos le saludan. Un paseíllo torero que desborda a cualquiera. Emociones muy fuertes. Yo sé de uno que estaba como espectador en la salida de 2004 y lloraba, me decía que no lo podía aguantar. Y lo entiendo porque es tal la energía que acontece en el lugar que sientes como te penetra. Es cuando realmente percibes que tu cuerpo es como una pila, que se recarga a toda velocidad y te comerías el mundo. Pienso que algún patrón levita. Hay que estar en Le Sables d´Olonne para vivirlo.

c) Dury Alonso

www.pontoon.es

Twitter: @DuryAlonso