SOLOCEAN CON UN MONOTIPO DE 55 PIES, UN MONOCASCO OCEANICO PARA ABARATAR COSTES A MEDIO CAMINO ENTRE LOS OPEN 60 Y LOS CLASE 40

bostick2_liot_w.jpg

Uno se pone a bucear en las regatas oceánicas y siempre aparece nuevos proyectos de regatas, de barcos, etc. Vamos hablar de la Clase 52 Pies, veleros monocasco, monotipo para hacer la vuelta al mundo en solitario con una escala.

Ya se sabe que nuestros océanos ocupan dos tercios de la superficie total de la Tierra, así como 14.100.000 km2. Vamos, un par de huertas para brotes verdes. Pues la inmensidad de los océanos sigue siendo fuente de imaginación para nuevas hazañas, no sol Colon anunciaba un nuevo mundo, o que el marino chino Zheng He ya había llegando antes al continente americano.

En nuestro espacio inmediato hemos visto nacer nuevas regatas oceánicas vuelta al mundo, la última ha sido la Barcelona World Race, a bordo de veleros OPEN 60, en A Dos y sin escalas.

Desde 2009 el francés Yvan Griboval ha intentado poner n marcha una nueva regata vuelta al mundo, en solitario y en dos etapas; inicio y final en Francia y una parada en la ciudad neozelandesa de Wellington.

Griboval, que fue miembro de la tripulación del L´Esprit d´Equipe, velero ganador de la Whitbread de 1985-86, tomo la decisión de crear la regata Solocean con un velero monotipo de 52 pies. A través de su empresa Sailing One construyo un primer 52 pies, diseño de Finot Conq, y ha contado con el apoyo técnico de Michel Desjoyeaux.

vert_liot.jpg

La idea de un monotipo de 52 pies tiene por objeto reducir los costes que supone un OPEN 60, y tener un barco con más eslora que un Clase 40 para afrontar una vuelta al mundo en solitario.

El contener gastos en la Clase OPEN 60 no es nada nuevo, de hecho la IMOCA ya ha planteado la necesidad de un OPEN 60 monotipo, pero por ahora no lo ha conseguido. Y curiosamente, la Clase 40 no ha conseguido contener gastos porque cada poco tiempo se construyen nuevos barcos que, a pesar de tener un reglamento cerrado, siempre son más rápidos que otros con dos años de antigüedad.

Pero no todo es armonía en la comunidad oceánica. La idea de Griboval es buena pero los patrones no están por la labor de navegar bajo la batuta del francés, que a pesar de contar con el apoyo de Michel Desjoyeaux, va a tener que ponerse a un lado y ver como esta Clase 52 pies arranca sin su presencia. Así que será la empresa de Desjoeyaux Mer Forte la que dinamizara este gran proyecto.

Un poco narizotas es Griboval, en 2005 nos estuvo dando la lata con la celebración del Gran Prix de Galicia de la Clase ORMA, se quería salta a Philippe Facque, organizador del Circuito de Multicascos, pero al final no lo consiguió.

Como un OPEN 60 pero en 52 pies. Utiliza quilla pendular, tanques de lastre, dos timones colgados por popa, dos ruedas de timón, mástil giratorio y botalón retráctil sobre cubierta. En el interior la mesa de cartas, asiento de patrón y cocina se puede desplazar para corregir la escora; hay cuatro literas, dos a cada banda.

persints52_2_w.jpg

Los números de este monotipo son:

Eslora: 16 m.

Manga: 5,32 m.

Calado: 4,25 (75 cm. menos que un OPEN 60)

Desplazamiento: 6,5 T

Material casco: carbono

Superficie velica en ceñida: 189 m2

Superficie velica en popa: 367 m2

c) Duy Alonso

VIDEO CLASE 52

Deja un comentario