Alfa Romeo gana la 65 edición de la Sydney Hobart

Neville Crichton, armador del Alfa Romeo / Foto Kurt Arrigo 

Neville Crichton, armador del Alfa Romeo / Foto Kurt Arrigo 

 

No se batió record del Wild Oast XI, que fue segundo en esta edición, y el tercer puesto fue para el ICAP Leopard.

A las tres de la madrugada, hora local en Hobart, solo han finalizado ocho de los cien participantes en la 65 edición de la Sydney Hobart, regata que ha ganado en tiempo real y compensado el súper maxi Alfa Romeo del armador neozelandés Neville Crichton.

El primer barco no antípoda ha sido el británico Ran de Niklas Zennströn, un 72 pies diseño de Judel & Vrolijk, y que hasta el último minuto se estuvo disputando la victoria de la Clase IRC en tiempo compensado, pero que al final también se adjudico el súper maxi Alfa Romeo. “La regata ha tenido momentos frustrantes. Menos mal que el final fue muy excitante navegando a una velocidad media de 19 nudos, con puntas de 24 nudos”; comento el armador del Ran.

Wild Oast XI fue el segundo en tiempo real, un barco que sigue ostentando el record de esta regata desde 2006, en un día, 18 horas, 40 minutos y 10 segundos. Mientras que en esta edición de la Sydney Hobart el Alfa Romeo ha invertido dos días, 9 horas, 2 minutos y 10 segundos en recorrer las 630 millas.

Wild Oats XI

Wild Oast XI de Mark Richards

Para Mark Richards, armador del Wild Oast, la regata ha sido muy táctica: “Alfa Romero logro una pequeña ventaja durante la primera noche y al día siguiente nos topamos ambos casi parados. Ellos salieron antes de las calmas y abrieron un hueco de 30 millas, suficiente para poder ganarnos.”

Uno de los tramos más difíciles para la flota que ya ha finalizado, ha sido la navegación por el este de las isla de Tasmania, donde l viento ha sido muy inestable, de poca intensidad y con mucha mar, con olas grandes y poco viento. “Ha sido una navegación muy desagradable –Mike Slade, armador del ICAP Leopard-. Optamos por una ruta más oriental que el Alfa Romero, lo que no nos favoreció, además de unas cuatro paradas por falta de viento. Durante horas veíamos como el Alfa Romero se nos iba, frustrante. Esta regata ha sido como la batalla de Waterloo!”.

La regata sigue para el resto de la flota, aun quedan por finalizar 89 participantes.